Tele Buena, Tele Mala

17 01 2009

imagen-visor

control-central3control-de-realizacion

Una de las grandes verdades universales de la humanidad es que la televisión es por definición mala o muy mala.
La televisión es vista como un ente devorador de neuronas que embrutece y envilece a cualquier incauto que abra sus ojos frente a ella cual lobotomizador a distancia. El coco, vamos.

Y además aburre.

Mentira.

Al menos para la gran mayoría de personas que día tras día y a veces de una manera casi inconfesable consumen productos con tan mala imagen como reality shows o testimoniales.
Se critica a la televisión de aborregar y embrutecer a la gente que, pobrecitos ellos se plantan frente a la tele día tras día a ver su “Gran Hermano” y son incapaces de ver, como nosotros, lo malo que es ver “eso”. Nosotros que vimos “Los Soprano” y vemos “Mad Men” que disfrutamos de “Planeta Tierra”, que sabemos que la tele es muy muy mala.

De manera inmediata, no solamente nos convertimos en aladides del buen gusto y la cultura de una manera absolutamente prepotente y con un desprecio implícito a las personas que ven ese tipo de televisión en su derecho y en su libertad de criterio, sino que además metemos en un solo saco todo lo televisivo.

Y no hay una sola televisión, desde hace tiempo hay muchas y más que habrá.

Distingamos, la televisión es una industria que adapta sus productos a sus posibles compradores. Lo que es una mierda o no lo dejan para que lo juzguen otros.

Así de fácil. Posiblemente podamos ver elementos de poco gusto en ciertos productos “main stream” como vemos en muchas de las televisiones generalistas, pero recuerden la leyes de la oferta y la demanda… Quizás yo me encuentre entre el público que prefiera ver “Los Soprano” pero quizás es por que yo esté en el público objetivo al que va dirigido la serie.
Como empresas, los grandes productores y difusores de contenidos tienen claro la diversidad de grupos sociales que componen su clientela, y actúan en consecuencia. Evidentemente no tomarán actitudes empresariales contrarias a derechos elementales ni que fomenten la ilegalidad, pero evitan, por que no es su misión, el adoctrinamiento de lo que el público deba o no deba ver en base a una supuesta o no adecuación. Papás cada cual tiene los suyos. Se rigen por lo que ellos creen que a sus diferentes públicos les gustaría ver.

Es muy sencillo, si ven mi producto, les daré más, si no, lo retiraré.

¿Hay televisión con buen gusto y otra con mal gusto? ¿Una televisión buena y otra televisión mala?. Es un juicio de valor, con la validez que tienen las opiniones subjetivas. Lo que si hay seguro son diferentes públicos.

¿Cambiará el panorama con la televisión bajo demanda?, no veo por que tiene esto que alterar los gustos del público.
Si hubiese una apertura en la llegada de nuevos contenidos fuera de los canales habituales bajo licencia, un mayor abanico de contenidos llegaría al consumidor, pero no creo que este cambio en el uso práctico de la tv tenga que ver con un cambio en las preferencias del espectador. Las diferencias entre los espectadores y sus diferentes gustos tiene que ver más con razones sociológicas que televisivas.

Decir que la televisión es mala, es simplemente sesgado.
control-central2

Anuncios

Acciones

Information

One response

17 01 2009
Hector Milla

me encanta la foto!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: