Del futuro de la televisión y el papel de las productoras.

27 03 2009

lost-television

Del futuro de la televisión y el papel de las productoras.

Recientemente en el Foro de la Nueva Comunicación se ha hablado de la nueva estructuración de la televisión en España con las posibles fusiones entre cadenas y los efectos sobre el espectador y los contenidos.

Se plantea la futura televisión como “megaplataformas” donde habrán cadenas mayoritarias a la busqueda del “share” más o menos abultado y otras donde se buscaría una audiencia más especializada y en cierta medida minoritaria.Y en tercer lugar una ventana orientada al exclusivo pago por visión dirigido obviamente a los contenidos cuyos derechos de emisión sean tan elevados que no se puedan rentabilizar mediante publicidad.
Desde el punto de vista técnico se anuncia el salto definitivo a la alta definición (ninguna novedad).
Y también que las televisiones pasarán a ser meros compradores de contenidos producidos por empresas ajenas y que en consecuencia se espera un aumento del empleo en el sector (tampoco una gran novedad).

Efectivamente es una visión del futuro de la televisión, pero un futuro a corto plazo.

Primero voy a quitarme una espinita en el tema laboral (si hace falta poner disclaimer, lo pongo, DISCLAIMER). Es un hecho que la mayoria de la producción que actuamente podemos ver no la produce la propia cadena, en la actual vorágine de cambios en la parrillas es inviable que una plantilla fija de producción propia pudiese absorver esa cantidad y volatilidad de trabajo. Pero si que creo necesaria cierta programación propia con personalidad de cadena y valor de contenido que insufle cierta “alma” a la cadena aparte de que considero fundamentales las figuras de los realizadores y productores delegados en las producciones ajenas para ayudar en esa vertebración de cadena.

Respecto a la creación de empleo en esa futura televisión, puede que se cree empleo, pero hay que dejar claro que el sector de la producción audiovisual es uno de los que mayor tasa de precariedad laboral tiene. Como sabemos en España un aumento del empleo no conlleva necesariamente una mayor calidad contractual.

Si que me llama la atención el refuerzo de la figura de la productora como alma de la televisión, y es así en la actual regulación de la televisión con licencias a operadores como ejes y agregadores de la televisión. De esta manera claro que una cadena puede adelgazar hasta ocupar sólo una oficina!. Pero avanzando un poco en el tiempo,( no tanto me parece), este tipo de exclusividad que otorgan las licencias de emisión pueden perder de manera considerable su valor. Las productoras necesitan a las televisiones tanto como las televisiones necesitan los contenidos que ellas preveen, ¿pero y si en el futuro las productoras no necesitasen a las televisiones?.
Es un escenario muy posible al que sólo le hacen falta dos cosas:

1. Que el ancho de banda de internet crezca.
2. Que definitivamente la televisión del salón tenga conexión a la red.

Con una posibilidad de acceso directo al público, ¿por qué no una productora se plantearía la posibildad de explotar por sí misma su producto?. O lo que es lo mismo, prescindir del intermediario.

Tendríamos entonces una nube de productos audiovisuales en la red provenientes directamente de sus productores. Y lo que me hace gracia es que en cierta manera volveriamos al viejo modelo de televisión con producción propia.

Debería añadir una tercera condición para que esto se produzca, que la televisión difundida por la red siga sin regulación ni licencias administrativas, pero esto también es posible.

Anuncios




LO DE INTERNET Y LO DE TELEVISIÓN

4 03 2009

telee

Una de las señales mas evidentes de la particular “brecha digital” en la televisión actual es la diferenciación entre “lo de internet” y “lo de televisión” en la creación y desarrollo de los contenidos. Brecha que lleva a tener departamentos separados, redacciones separadas e incluso empresas separadas que trabajan independientemente para “en teoria” desarrollar un contenido común.
Comenzamos nuevos tiempos en la comunicación y supongo que esta diferenciación no es más que una situación circunstancial que se irá solventando con el paso del tiempo y el cambio progresivo de perspectiva. Es una situación absurda que equipos separados y prácticamente incomunicados hagan diferentes abordajes entorno a un mismo contenido.
En la prensa escrita en su viaje inevitable a lo digital ya se esfuerza en la creación de la redacción única y en su abrazo a lo múltimedia está descuidando nuevos campos para ellos como ocurre con el video. Se malentiende lo que puede ser el periodista multimedia en un desconocimiento de lo que es crear una buena información audiovisual y su mayor complejidad.
En televisión aún no estamos preparados para esa redacción única, al menos si se quiere aprovechar todo el potencial de comunicación que nos puede dar la red en su transformación a lo social. En primer lugar por que el cambio de visión de que la red no es un apoyo secundarío a lo televisivo aún no se ha conseguido ni mucho menos, y en segundo, un uso de la red como posibilitador de una comunicación bidireccional con el espectador y multidireccional entre estos espectadores y que esto sea un elemento primordial en la creación de formatos de televisión es sinceramente ciencia ficción.
Sencillamente no se contempla.
En los equipos creativos de los formatos de televisión ni se piensa en ello ni mucho menos en figuras profesionales integradas en estos equipos que enlacen con la red. Es ya obsoleta la diferenciación entre creación de contenidos y la web departamentos separados en las grandes compañias audiovisuales, aunque una fusión total aún no es posible, si que se deberia a comenzar en pasos tan simples como la cercania física.
Pienso que cada equipo creativo audiovisual debería incorporar nuevos perfiles profesionales, al menos, uno que sea enlace permanente con la red social dentro de lo que podriamos llamar “tv communitty managers” vinculado estrechamente a redacción, otro que debería estar dentro del equipo creativo junto a realización que desarrollaría a nivel técnico lo necesarío para su inclusión en la red y un tercero, dieñador/es gráficos tanto para lo audiovisual como para la red.
Todo ello claro está previo cambio en nuestra visión en la producción de lo audiovisual para televisión.

De una manera similar a lo que observo en otros tipos de contenidos en la red, equipos eminentemente expertos en la tecnologia de la red fallan en la tarea de comunicar y crear contenidos, los creadores de contenidos fallan en el traslado de su trabajo a la red.

La solución a esto: cura de humildad para ambos y fusión.





VOX POP MAGAZINE TV 2.1

25 02 2009

teleymedia-en-la-playa

VOX POP UN MAGAZINE 2.1

Uno de los pasos firmes que debe dar la televisión en su evolución natural es algo en que todos los actores están de acuerdo: la televisión ha de ser participativa.

Tres son las posibles vías, la red, la interactividad TDT, o ambas.

Pero el gran requisito es la generación de una red social como motor y vinculación del usuario al contenido de televisión. La boda inevitable entre la red y la televisión va a generar sin lugar a dudas redes sociales de televisión con dos posibles variantes:

1.

Redes de usuarios entorno al canal-agregador de contenidos.
2.

Redes de usuarios entorno a contenidos audiovisuales individuales. (esta posibilidad puede crear formatos totalmente desvinculados a cualquier canal – agregador).

Las redes entorno a los contenidos posibilitan una mayor vinculación del espectador-consumidor que refuerza su fidelidad a través de la posibilidad de aportaciones personales al desarrollo de los contenidos y a la intercomunicación con otros usuarios de su misma red e interés.
Hasta ahora los planteamientos de participación por el usuario siguen siendo unidireccionales es decir, la producción del contenido tiene una base editorial proporcionada desde arriba en el flujo de la comunicación y los usuarios aportan, discuten y se comunican entre ellos con la referencia de ese contenido proporcionado.

Supongo que a esto se le podría poner la etiqueta 2.0.

A finales de 2007 inicié un ejercicio creativo para buscar un nuevo formato de televisión.
El acercamiento era el replanteamiento de cómo generar y decidir los contenidos de éste.

La principal conclusión fué que la mejor manera de crear un formato original era alterar la visión lógica y establecida de la jerarquía dentro de los programas de televisión, lo que tiene que ver profundamente con el flujo de la información.

Dentro de cualquier producto televisivo se comunica con un sistema de equipo que mediante la producción, la redacción y la realización bajo la línea editorial de la dirección del programa ofrece un resultado al espectador que lo consume.

El esqueleto de todo esto es lo que se llama la “escaleta” y no sólo se refiere al orden y tiempos de los diferentes bloques, es la decisión de cómo se comunica y QUÉ se comunica. La figura principal en la que recae usualmemte esta responsabilidad es la director@ del programa.

El motor del futuro programa y la diferencia con el método tradicional de decisión de los contenidos, sería una red social de usuarios que propondría y decidiría los contenidos del programa dentro de una estructura básica estable. Se daba un paso más que lo puramente 2.0 ya que el espectador no sólo tenía la posiblidad de aportar “después de”, sino que comenzaba a aportar “antes de”. La linea editorial se comparte con el espectador. ¿Es esto la tv 2.1?.

El formato elegido fué el Talk Show en directo.

Esquemáticamente el programa consistía en el desarrollo de temas y contenidos propuestos por sus espectadores utilizando sus aportaciones y la interactividad en directo con los invitados en plató utilizando diferentes redes sociales. ¿Por que en directo?, el directo es la esencia de la participación, la intercomunicación entre los espectadores y la posibilidad de la participación en tiempo real en el programa es una combinación explosiva y adictiva.

El primer problema era el tipo de redes sociales que deberíamos utilizar.

La primera propuesta era utilizar una red ya existente en la que los espectadores promoviesen y votasen sus temas. Se intentaba aprovechar el rodaje y la inmediata notoriedad que implicaría utilizar esta red. No es lo apropiado. En este tipo de redes suele haber ciertas actitudes maliciosas, incluso grupúsculos más o menos organizados que vetan o promueven temas y noticias según sus intereses.
El cambio de roles del programa nos obligaba a ser agregadores y organizadores pero no podiamos permitir que esta “democratización” deribase en la “tirania” de algunos. Puede parecer incongruente la decisión de cierto control sobre las aportaciones de los usuarios si lo que realmente queremos es un programa hecho por ellos, pero es una necesidad para evitar esas actitudes espúreas y dar cierta forma digerible a la heterogeneidad en todos los sentidos que conlleva esa apertura de puertas.

La conclusión era pues la creación de una red social propia.

De hecho la red está construida en su base, y subía a la nada despreciable cantidad de más de 2.000.000 de usuarios.

Ahora pienso que es un objetivo imprescindible la conversión de este potencial en una red social entorno a los contenidos de cualquier canal, canales que con el tiempo se covertirán en estructuras abiertas sin parrillas lineales.

Esta es una aproximación a lo que podría ser un formato de tv en directo en un futuro cercano, hay cambios que llevar a cabo y que no serán fáciles en estructuras de producción ya afianzadas. La red y la televisión están condenadas a estar unidas, eso es evidente, mucho se habla de la distribución, pero poco de lo que la utilización de la red puede aportar en la creación de contenidos.

Y creo que ése es el gran potencial.

Puntualización: De manera muy esquemática se describe el formato, está registrado y por supuesto tampoco se describe el “know how” resultante de todas las conclusiones. Digamos que es un formato a la espera. Contactos en la parte superior del blog,